Alteraciones neurológicas



LA AFASIA

CONCEPTO:
Alteraciones del lenguaje como resultado de una lesión cerebral adquirida, en una persona con lenguaje previamente competente. La afasia se debe a un daño en las áreas fronto-temporo-parietales del hemisferio dominante, generalmente el izquierdo. Estos daños cerebrales pueden estar causados por encefalopatías, accidentes cardiovasculares, traumatismos craneoencefálicos o tumores.

SÍNTOMAS:
- Se considera afasia, cuando se produce a partir de los 3 años de edad, aproximadamente.
- La perdida de lenguaje es brusca y consecutiva a un periodo de coma. En los primeros momentos el niño puede permanece mudo, o emitir apenas algunas palabras.
- Predominan los trastornos expresivos sobre los comprensivos, apareciendo dificultades articulatorias, reducción del vocabulario (falta de nombres. Anomia), incorrecciones y simplificación de la sintaxis (agramatismos), reducción de la expresión verbal espontánea.


- Comprensión generalmente menos alterada en cuanto al grado, pero pueden aparecer con frecuencia errores comprensivos.


- Otras afectaciones que comúnmente pueden aparecer:

- Perturbaciones de la lectura: alexia agnósica y alexia afásica.

- Trastornos de la escritura (agrafias). Cuando la escritura se conserva aparece repleta de disortografías.

- Parafasias.

- Dificultades en el área de cálculo.


SÍNTOMAS ASOCIADOS: 
Suelen aparecer otros trastornos añadidos a los específicos del área del lenguaje:
- A nivel motórico puede aparecer hemiplejía o hemiparesia derecha.

- Apraxia orofonatoria.

- Dificultades de aprendizaje y/o retraso escolar.

- Perturbaciones de las funciones perceptivo-motrices, con afectación de la aprehensión y reproducción de los conjuntos estructurales.

- Descenso de la eficacia general (problemas de memoria, concentración, atención, etc.).


ALGUNOS TIPOS DE AFASIAS:
Afasia de Broca o Afasia Motora:

Es una Afasia expresiva que afecta al lenguaje hablado. La lesión es fronto-témporo parietal, aunque la parte posterior del lóbulo temporal no está lesionada.

Es frecuente que esta afasia vaya acompañada a menudo de una hemiplejía o hemiparesia. Se caracteriza por:


- Lenguaje no fluido. El número de palabras o fonemas que produce por minuto es muy bajo.


- Poca agilidad en la articulación de las palabras y el hablar le supone un gran esfuerzo.


- Frases cortas agramaticales o con falta de sintaxis.


- Comprensión del lenguaje relativamente preservada.


- Comprensión de palabras aisladas, órdenes simples y no demasiado complejas.


- Puede que no llegue a comprender las órdenes más complejas.


- Tiene dificultades en la comprensión de aquellos elementos gramaticales que son de tipo relacional


- Falla en la comprensión de frases largas que conlleven cierta complejidad de secuenciación.


- En la lectura, el paciente puede no comprender bien los textos, identifica bien los nombres, en voz baja y en voz alta.


- A menudo se padece una grave agrafia, ya que solo se consigue escribir algunos nombres aislados o las frases que son agramáticas, y todo esto con gran esfuerzo.


- Es común una importante apraxia bucofacial, lo que impide controlar eficazmente los órganos fonatorios necesarios para el habla.


Afasia de Wernicke o Afasia Sensitiva

Se caracteriza por presentar habla fluente con alteraciones de la comprensión. Lesión en el tercio posterior de las circunvalaciones temporales del hemisferio izquierdo. Presentan dificultades para analizar los sonidos de la lengua, alterándose la comprensión y expresión del lenguaje oral, imposibilitando la repetición correcta de elementos lingüísticos aislados e impidiendo la percepción de conjuntos de sonidos como poseedores de significado.



- El habla tiene una fluencia normal, sin alteraciones articulatorias y las parafasias fonéticas están ausentes o se presentan de manera muy esporádica.


- Articulación adecuada, las frases tienen una longitud normal y en general no muestran alteraciones groseras en la sintaxis.


- La prosodia es normal y adecuada a las situaciones comunicativas (saludo, pregunta, solicitud, etc.) de manera que, si un oyente no presta mucha atención al contenido del discurso, le “suena” como normal.


- Sin embargo, la expresión verbal de estos pacientes está lejos de ser normal, “suena” como el habla normal, pero su contenido semántico, el significado del lenguaje, está alterado.


- El discurso parece vacío de contenido y presenta alteraciones de la comprensión.




ESCLEROSIS LATERAL AMIOTRÓFICA (ELA)


Es una enfermedad neurológica progresiva, que ataca a las células nerviosas (neuronas) encargadas de controlar los músculos voluntarios. Esta enfermedad pertenece a un grupo de dolencias llamado enfermedades de las neuronas motoras, que son caracterizadas por la degeneración gradual y muerte de las neuronas motoras.

Las neuronas motoras son las células nerviosas localizadas en el cerebro, el tallo del cerebro, y la médula espinal, que sirven como unidades de control y enlaces de comunicación vital entre el sistema nervioso y los músculos voluntarios del cuerpo. Los mensajes de las neuronas motoras cerebrales (neuronas motoras superiores) son transmitidos a las neuronas motoras en la médula espinal (neuronas motoras inferiores) y de allí a cada músculo en particular.

En la ELA, tanto las neuronas motoras superiores como las inferiores se degeneran o mueren y dejan de enviar mensajes a los músculos. Imposibilitados de funcionar. Los músculos gradualmente se debilitan, se gastan (atrofia) y se contraen.

Ya que la ELA afecta solamente las neuronas motoras, la enfermedad no deteriora la mente, personalidad, inteligencia o memoria de la persona. Tampoco afecta los sentidos de la vista, olfato, gusto, oído o tacto. Los pacientes generalmente mantienen el control de los músculos de los ojos y de las funciones de la vejiga y los intestinos.



SÍNTOMAS:


El inicio de la ELA puede ser tan sutil que a menudo se pasan por alto los síntomas. Las primeras manifestaciones pueden incluir contracciones, calambres o rigidez de los músculos, debilidad muscular que afecta a un brazo o una pierna, el habla deteriorada o nasal; o dificultad para masticar o tragar. Estas quejas generalizadas después se convierten en una debilidad más obvia o atrofia, que puede llevar a que el médico sospeche ELA.

En algunos casos, los síntomas iniciales afectan a una de las piernas. Otros pacientes ven los efectos de la enfermedad en una mano o brazo. Y otros notan problemas al hablar.

Tienen cada vez más problemas para moverse, tragar (disfagia) y para hablar o formar palabras (disartria).

Los síntomas de que las neuronas motoras superiores están involucradas incluyen: Músculos tiesos o rígidos (espasticidad), reflejos exagerados (hiperreflexia)

Los síntomas de degeneración de las neuronas motoras inferiores incluyen debilidad y atrofia muscular, calambres musculares, y contracciones fugaces de los músculos que pueden ser vistas bajo la piel (fasciculaciones).

Para que los pacientes sean diagnosticados con ELA, deben tener señales y síntomas de daño de las neuronas motoras superiores e inferiores que no puedan ser atribuidos a otras causas. La dificultad para tragar y masticar lesiona la habilidad del paciente para comer normalmente. Mantener el peso se convertirá en un problema. Debido a que la enfermedad generalmente no afecta su capacidad cognoscitiva, los pacientes se dan cuenta de su pérdida progresiva de funciones, y se pueden angustiar o deprimirse.

En las etapas posteriores de la enfermedad, los pacientes tienen dificultad para respirar porque los músculos del sistema respiratorio se debilitan.



DIAGNÓSTICO DEL ELA


No hay ninguna prueba que pueda dar un diagnóstico definitivo de ELA, aunque la presencia de señales de deterioración de las neuronas motoras superiores e inferiores en una sola extremidad constituye una fuerte indicación. Más bien, el diagnóstico de ELA está basado primordialmente en los síntomas y señales que el médico observa en el paciente y en una serie de pruebas que descartan otras enfermedades. Los médicos obtienen el historial médico completo y generalmente realizan un examen neurológico a intervalos regulares para evaluar si los síntomas como la debilidad muscular, atrofia muscular, hiperreflexia, y espasticidad se están empeorando progresivamente.

Ya que los síntomas de la ELA pueden ser similares a aquellos de una gran variedad de otras enfermedades o trastornos más fáciles de tratar, hay que realizar los exámenes apropiados para descartar la posibilidad de otras enfermedades.



El trabajo del Logopeda, es la conservar y mantener la función, por lo que sería aconsejable acudir a la rehabilitación desde el principio hasta el final.







LA DISFAGIA

Es el término médico que designa cualquier dificultad o molestia al deglutir (tragar). Una deglución normal se realiza en cuatro fases.
  • La vista, el olor o el sabor de los alimentos y las bebidas generan la producción de saliva, para que, al poner los alimentos en su boca (en general, voluntariamente) disponga de suficiente líquido para facilitar el proceso de la masticación.

  • Cuando los alimentos se han masticado suficientemente para formar un bolo blando, su lengua los envía a la parte trasera de la boca, hacia la parte superior del tubo que conduce a su estómago. Esta parte de su garganta se llama faringe. Esta parte del proceso de la deglución también es voluntaria.

  • Una vez que el bolo de alimentos alcanza la faringe, el proceso de deglución se convierte en automático. Su laringe se cierra para evitar que los alimentos o los líquidos se introduzcan en las vías respiratorias y los pulmones, y para hacer posible que el bolo de alimentos continúe descendiendo por esófago.

  • Su esófago, que es un tubo de paredes musculares que se contraen automáticamente, impulsa los alimentos hacia abajo, hacia el estómago.

Si tiene dificultades al tragar, el problema puede encontrarse en una o varias de estas cuatro fases. Las dificultades encontradas en cada fase ocasionan diferentes síntomas y problemas.


En éstos casos, la función del Logopeda es la de enseñar y practicar técnicas para poder deglutir sin problemas de aspiración de los alimentos a la vía aérea.




Alteraciones neurológicas


0 comentarios:

Publicar un comentario