Alteraciones del lenguaje


RETRASO SIMPLE DEL LENGUAJE (RSL)

CONCEPTO:
Retraso en la aparición o en el desarrollo de todos los niveles del lenguaje (fonológico, morfosintáctico, semántico y pragmático), que afecta sobre todo a la expresión y, en menor medida, a la comprensión, sin que esto se deba a un trastorno generalizado del desarrollo (TGD), ni a déficit auditivo o trastornos neurológicos.

La aparición del lenguaje y la expresión es más tardía de lo habitual, y se desarrolla lentamente y desfasada con respecto a lo que cabe esperar de un niño de esa edad cronológica.
Generalmente el retraso del lenguaje viene asociado con una inmadurez generalizada (prematuridad, hospitalizaciones…), que afecta a la coordinación psicomotriz (coordinación gruesa y fina, inmadurez o problemas de lateralización), y dificultades en la estructuración espacio-temporal. A veces esta inmadurez afecta psicoemocionalmente apareciendo una baja autoestima, sentimientos de inferioridad, etc.

Suelen aparecer algunos de los siguientes síntomas:
EN LA EXPRESIÓN:

Nivel fonológico:
-         Suelen presentar patrones fonológicos desviados.
-         Habla infantilizada, con omisión de consonantes iniciales y sílabas iniciales.
-    La estructura silábica es: V, CV, y no realiza CCV, o VC (V: Vocal; C: Consonante)
-         El grupo más afectado suele ser las fricativas, reduciéndose en algunos casos a las producciones /p/, /m/ y /t/.

Nivel semántico:
-         Vocabulario reducido a objetos del entorno.
-         Problemas en la adquisición de conceptos abstractos (colores, formas y espacio-temporales).

Nivel morfosintáctico:
-         Desorden en la secuencia normal de la oración y lenguaje telegráfico.

-         Número reducido de términos en la frase.

-         Dificultades en la utilización de artículos, pronombres, plurales y alteración en la conjugación de los tiempos verbales.

-         Dificultad en la adquisición de frases subordinadas, éstas suelen ser coordinadas con la partícula "y".


Nivel pragmático:
-         Alteración de la intencionalidad comunicativa.

-         Predomina la utilización del lenguaje para: denominar, regular la conducta y conseguir objetos.

-         Presenta dificultades para atribuir cualidades a los objetos y preguntar.

-         Escasa utilización del lenguaje para relatar acontecimientos y explicarlos.

-         Apenas utiliza el lenguaje en la función lúdica o imaginativa.

-         Tendencia a compensar la expresión verbal deficiente con mímica y gestos naturales


EN LA COMPRENSIÓN:
La comprensión aunque aparentemente puede ser normal, es aproximativa y contextual, comprendiendo mal las nociones abstractas, como por ejemplo para relatar hechos, en los que simplificaría solamente enumerándolos.



DISFASIA O TRASTORNO ESPECÍFICO DEL LENGUAJE (TEL)

CONCEPTO:


Sujeto que presenta déficit en el lenguaje tanto a nivel comprensivo como expresivo, sin que exista un trastorno generalizado del desarrollo (TGD), déficit intelectual, auditivo o un trastorno neurológico.


Este déficit en el lenguaje oral se caracteriza, además de por un retraso cronológico en la adquisición del lenguaje, por importantes dificultades específicas para la estructuración del mismo, produciéndose así, conductas verbales anómalas que se traducen en una desviación respecto a los procesos normales de adquisición y desarrollo del lenguaje.

Suelen aparecer algunos de los siguientes síntomas:

EN LA EXPRESIÓN
-  Intencionalidad comunicativa pobre y grandes dificultades para adaptarse al interlocutor.
-         Graves problemas en los aspectos funcionales del lenguaje.
-    Expresión casi nula o constituida por emisiones que pueden ir desde la palabra-frase hasta la expresión telegráfica.
-   Las frases o palabras se dicen en el orden impuesto por el pensamiento que lo suscita.
-     Puede existir la presencia de palabras complejas y la ausencia de palabras simples.
-         Agramatismo: dificultades variables en la estructuración sintáctica.
-         Dificultad para manejar pronombres personales más allá de los 4 años.
-         Ausencia total de preposiciones, etc.
-         Empleo persistente del verbo en infinitivos y perífrasis verbales.

EN LA COMPRENSIÓN
-         Grave alteración de la comprensión.

-         Pueden llegar a la sordera verbal.

      -         Reacción positiva a gestos.

      -         Dificultad para repetir y recordar enunciados largos.

-         Expresiones interrumpidas con sustituciones de palabras, uso de perífrasis y muletillas.


Los difásicos suelen presentar dificultades en la estructuración espacial, trastornos en el ritmo y dificultades psicomotrices, repercutiendo esas dificultades en un retraso en los aprendizajes básicos, en su equilibrio afectivo-emocional, baja estima y ansiedad situacional. Si se produce un fracaso en sus aprendizajes escolares, este traerá consecuencias personales, familiares y de relación.





TRASTORNOS DEL ESPECTRO AUTISTA (TEA)


CONCEPTO:

Conjunto de grupos de discapacidades, incluidos en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV-TR), bajo la denominación de Trastornos Generalizados del Desarrollo (TGD).
Los TGD se caracterizan por una discapacidad avanzada y generalizada en varias áreas del desarrollo, incluso las destrezas de interacción social recíproca, las destrezas de comunicación o la presencia de conductas, intereses y actividades estereotipados.
Cinco grupos de discapacidades que abarca el término TGD:
- Trastorno generalizado del desarrollo no especificado
Ø
- Síndrome de Asperger

- Trastorno autístico

- Trastorno desintegrativo de la niñez

- Síndrome de Rett
Los TEA incluyen tres de los cinco TGD, los cuales son: trastorno autístico, síndrome de Asperger y trastorno generalizado del desarrollo no especificado. El término TEA implica que los tres trastornos comparten características comunes, pero que también poseen cualidades singulares que facilitan que cada uno tenga su propio diagnóstico diferencial. Por consiguiente, la gravedad de la discapacidad varía en cada individuo y entre un individuo y otro con diagnóstico de uno de los TEA.
A los niños con autismo les resulta considerablemente difícil: la interacción social, la comunicación expresiva y receptiva y exhiben patrones de conducta, interés y actividades restringidos, repetitivos y estereotipados. El comienzo del autismo es evidente antes de la edad de tres años, con pruebas de retrasos o funcionamiento anormal en interacción social, idioma o juego simbólico.
Los niños que padecen el síndrome de Asperger tienen dificultades considerables en la interacción social y exhiben patrones de conducta, interés y actividades restringidas, repetitivas y estereotipadas. El síndrome de Asperger causa discapacidad clínicamente significativa en los aspectos sociales, ocupacionales y otras áreas importantes del funcionamiento. A diferencia del trastorno autístico, la gente que padece el síndrome de Asperger no presenta demoras clínicamente significativas en cuanto a adquisición del lenguaje, aunque puede haber déficit en el empleo práctico del lenguaje y en las destrezas para la comunicación social.
La categoría de trastorno generalizado del desarrollo no especificado se aplica cuando un niño no cumple los criterios de otras discapacidades, pero demuestra una deficiencia extensa y generalizada en el desarrollo de las destrezas de comunicación o interacción social o la presencia de patrones de conducta, intereses y actividades restringidos, repetitivos o estereotipados.

ETIOLOGÍA:
Aunque no se conocen las causas específicas de los TEA, la investigación actual indica que la causa primaria es una forma de trastorno biológico o neurológico. Los TEA no se consideran una enfermedad mental y no hay pruebas verosímiles que respalden el concepto de que la crianza de los hijos deficiente o inapropiada pueda causar TEA. Otros factores se pueden asociar con el autismo o presentarse conjuntamente. Estos incluyen afecciones tales como disfunción cognoscitiva variable, el síndrome del cromosoma X frágil, trastornos epilépticos, trastorno mental, trastorno de hiperactividad por déficit de atención, ansiedad, depresión y trastornos obsesivo-compulsivos. La comunidad científica continúa sus actividades en busca de respuestas a las preguntas aún sin contestar sobre el autismo.

Los TEA son discapacidades con muchas variaciones en los síntomas o características de la conducta. Además, las habilidades, inteligencia y conducta a través de esos indicadores varían considerablemente entre las personas que padecen TEA. Es decir, algunas o todas las características asociadas con los TEA pueden observarse en una variedad de formas que abarcan desde leves hasta muy avanzadas.

Por ejemplo, algunos niños no hablan; otros poseen un lenguaje limitado. Los que poseen destrezas lingüísticas más avanzadas tienden a usar un margen limitado de temas y además se les dificultan los conceptos abstractos y la destreza para utilizar lenguaje pragmático. En general también son evidentes las destrezas de juego repetitivo, una gama limitada de intereses y destrezas sociales deficientes. También son comunes las respuestas inusuales a la información sensorial, como los ruidos fuertes, las luces y ciertas texturas de la comida o las telas.
Entre todas las posibles características de conducta en los TEA, ciertos comportamientos comunes son evidentes. Es importante familiarizarse con ellos como fundamento para entender el impacto que tienen sobre la programación de la educación. Si bien no todas esas características serán las mismas en todos los casos diagnosticados, sí incluirán dificultades en las áreas de interacción social, comunicación, procesamiento sensorial y aprendizaje de nuevas destrezas.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada